Aulas de ayer… y de hoy

  • IMG_0517
  • IMG_0522
  • IMG_0523
  • IMG_0524
  • null

10 Nov Aulas de ayer… y de hoy


Pasan los años, las décadas, las autoridades académicas, los ministros de educación con sus leyes, los padres, los recursos materiales, la Institución de La Salle se moderniza, profesores y alumnos también pasan; pero hay algo esencial que permanece a lo largo de las décadas (siete y un lustro ya desde que se fundó el colegio de La Salle en Valladolid) algo intrínseco que forma parte de un carisma y de una forma de educar; ese algo es la especial relación humana que se establece desde siempre en la Comunidad Educativa, la esmerada atención personal a todos y cada uno de los alumnos que por esas aulas de ayer y dehoy van pasando.

IMG_3719

En la exposición sobre las aulas de ayer, ubicada en la biblioteca del colegio, hemos podido ver con nostalgia, asombro y admiración, no sólo objetos curiosos o instrumental al servicio de la educación de otras épocas, sino también un método de educación en permanente ebullición, atento a los cambios, dispuesto a evolucionar, a modernizarse siempre bajo la consigna de la mejora constante y la proyección hacia el futuro teniendo como consigna ser vanguardia en la educación.

Desde unas sencillas pero bien meditadas cartas para aprender a leer, pasando por láminas antiguas (infografías del pasado), proyectores o pesadas máquinas de escribir hasta los actuales ordenadores o las ultimísimas tablets y pantallas digitales, todo ha servido y sigue haciéndolo para mejorar el método educativo; algo que, a la postre, es lo esencial.

Hace unos años nos ocupaba el trabajo en equipo (los alumnos en grupo probablemente sólo era una forma de disposición física en el aula) ahora somos conscientes de que lo verdaderamente válido en la sociedad presente y futura es el trabajo cooperativo; co-operar con el compañero para alcanzar metas comunes, para enriquecerse con las aportaciones de cada uno, para despertar espíritu crítico entre los alumnos, para valorar y respetar opiniones ajenas.

IMG_0520

Hacer a cada alumno responsable de su aprendizaje y corresponsable de el del resto del grupo, convertir al profesor en un guía acompañante que ayuda al alumno a investigar (las tecnologías actuales son imprescindibles en esto) a discriminar entre la información encontrada, a canalizarla y rentabilizarla pero sobre todo, y esto es lo que consideramos verdaderamente importante, a proporcionar al alumno un marco claro de referencia, que le ayude a saber lo que busca, un marco que no será en absoluto sinónimo de acotación sino de eje constructor en una más completa y sólida formación. Ahí reside el método, ligado de manera indisoluble a nuestra manera de entender y practicar la educación de niños y jóvenes que desde hace 75 años pasan y seguirán pasando por nuestras aulas de ayer, de hoy y de mañana.

 

María Luisa Carro e Isabel Cocinero
Profesoras de ESO y Bachillerato

No hay comentarios

Publica tu comentario